Si bien el torneo nacional está en etapa de definición, y más emocionante que nunca, la presente fecha FIFA nos sirve para mirar hacia atrás y hacer un análisis de lo que ha sido la temporada para la escuadra Rancagüina.

Aunque en  el torneo anterior se realizó una meritoria participación, con un vistoso juego, quedó la “espinita” clavada de no haberlo coronado  con un título en ese dramático partido con U. de Concepción. El buen rendimiento individual, sumado a un buen funcionamiento colectivo, donde todas las líneas estuvieron afiatadas y claras, nos permitió disputar mano a mano el pasado torneo.

Como suele suceder en equipos con menor presupuesto, llegó el indeseado momento de ver partir a los mejores valores. Ésta vez le tocó a Jorge Carranza y Ramón Fernández, quienes fueron reemplazados por Miguel Pinto y Marco Medel respectivamente.

img_3109El inicio de la temporada dejó muchas interrogantes en la parcialidad celeste, con actuaciones dubitativas de Miguel Pinto; con un Marco Medel sin poder adueñarse del mediocampo celeste y con un Iván Bulos que no aprovechaba sus oportunidades de hacerse un espacio en el ataque. Pero aún más preocupante que el rendimiento individual, era el pobre desempeño colectivo, con una línea ofensiva sin el poderío mostrado el torneo anterior, y aquejada por las lesiones.

Punto aparte fue la línea defensiva, que se caracterizó por mostrar gran solidez, con la consolidación de valores como Brian Torrealba, Raúl Osorio; y Juan Fuentes en el quite. Este gran rendimiento defensivo nos valió algunos puntos de oro, cuando el equipo no anduvo bien y tuvo que “ponerse el overol”. (Consignar que estos 3 jugadores son de la cantera, algo positivo para el club y su desarrollo.)

13935178_672449102903181_1098180006833858736_nLuego de la traumática eliminación de Copa Sudamericana, y de Copa Chile, O’Higgins tuvo como único objetivo el torneo nacional. Mostrando un juego menos vistoso que el de la temporada pasada, pero efectivo, supo sumar puntos importantísimos a esta altura. Luego de la sexta fecha, donde la celeste marchaba en un expectante segundo lugar, sufrió las lesiones de sus 3 armas letales en ofensiva, Calandria, Insaurralde y Lezcano. Con esto se vio un O’Higgins con menor poderío ofensivo y más circulación de balón. Si bien se perdieron puntos importantes, sirvió para darle un nuevo matiz al funcionamiento del equipo. Arán entendió esta realidad, y demostró todas sus capacidades al darle una vuelta al equipo. Se consolidó la zona defensiva, y el mediocampo mostró un gran despliegue y oficio. Sosa mostró ser una buena alternativa para conducir el equipo, con mucho criterio y efectividad. En ataque aparecieron valores como Arancibia y Muñoz.

img_3579Con el plantel recuperado y alejado de las lesiones, y aprovechando la irregularidad del torneo, O’Higgins se metió en la lucha por el título luego de dar vuelta los partidos frente a Palestino y Antofagasta. Se vio un equipo más aceitado, con un juego claro y aprovechando la velocidad que posee por las bandas. Esto sumado a la convicción de luchar hasta el final, le valió 6 puntos de oro para meterse de lleno entre los aspirantes al título.

Con críticas y elogios, O’Higgins ha aprovechado su oportunidad, y ha consolidado cada vez más su idea de juego. Con matices a lo que hizo el torneo anterior, pero con las mismas ganas y convicción, nuevamente este plantel ilusiona a toda una región. Cuando vemos jugar a O’Higgins, sabemos qué es lo que propondrá, podemos recitar la formación casi de memoria y tendremos asegurado un despliegue físico hasta los 90+.

En un torneo tan irregular y con un O’Higgins que ha pasado por altos y bajos, no sabemos qué pasará en las siguientes fechas; sin embargo, no podemos negar que la curva de rendimiento ha ido creciendo y que nadie nos puede quitar la ilusión de bajar una nueva estrella. Pase lo que pase, siempre es interesante ver lo que propone Arán, un profesional recatado, pero con un trabajo silencioso que tarde o temprano dará sus frutos.

Gracias por ilusionarnos una vez más.

Compartir

Comenta con Facebook

No hay comentarios

Dejar respuesta